Mes: septiembre 2016

UN PASEO CON BEETHOVEN

20160825_1000_orquesta_sinfonica_programa

 

Iniciamos esta temporada con un concierto monográfico sobre uno de los mejores compositores de la historia: Ludwig van Beethoven.

Este programa comenzará con la obertura de “Egmont”, la primera de diez piezas que ponen música a la representación de la tragedia del mismo nombre escrita por Johann Wolfgang von Goethe. Egmont es la emocionante dramatización de un asunto eminentemente romántico: el esfuerzo heroico del individuo contra la injusticia.

Continuaremos con el Concierto para piano y orquesta nº4, considerado por el musicólogo alemán Emyl Ludwig como “el más perfecto concierto para instrumento solo jamás compuesto”. La interpretación correrá a cargo de Marta Liébana, solista getafense de gran proyección internacional.

Por último, la Orquesta interpretará la Sinfonía nº6, conocida con el sobrenombre de “Pastoral”. Esta sinfonía es una de las pocas obras programáticas de Beethoven, y el compositor la subtituló “Recuerdos de la vida campestre”. Fue compuesta al mismo tiempo que la quinta sinfonía y se estrenaron al mismo tiempo. La sinfonía nº6 rompió el molde clásico, ya que tiene 5 movimientos en lugar de los 4 típicos, cada uno describiendo distintas escenas pastoriles.

Venta de entradas en taquillas del Teatro Federico García Lorca y http://cultura.getafe.es/index.php/musica/un-paseo-con-beethoven-abono-de-temporada

 

contraportada-recortada-1170x500

 

 

Anuncios

Crítica Verbena de la Paloma

 

Aquí os dejo una pequeña crítica sobre la Verbena de la Paloma que hicimos en el Teatro Gran Via

http://noticiasteatrales.es/platea.html#paloma

 

REFRESCANTE HUMOR EN LA VERBENA DE LA PALOMA

Como antiguamente Don Juan Tenorio se representaba cada 1 de noviembre, ahora se representa todos los agostos La Verbena de la Paloma. En esta ocasión es la compañía DelPortal Producciones, dirigida por Nieves Fernández de Sevilla, la que la trae al teatro Phillips Gran Vía con un montaje de muy buenas hechuras y un elenco brillante.

La Verbena de la Paloma se presta a chascarrillos y modificaciones en el libreto, a fin de provocar la risa del público, especialmente al que va a la pura diversión, sin reparar en detalles que puedan distanciarse de los autores y que ya se han institucionalizado, como las formas de andar y hablar del personaje del tabernero y sus acompañantes, que el público devoto de estas interpretaciones aplaude en cada ocasión que aparecen en el escenario. Otro ejemplo, es la parte que viene a continuación de la famosísima habanera del final de la obra, en la que el compositor, Tomás Bretón y el libretista Ricardo de la Vega “regalan” a los espectadores un momento de una calidad y delicadeza, que no se corresponde con lo que se nos muestra en la escena, nos referimos a ese fragmento que dice,… Así te vas …Voy de verbena…, lleno de sensibilidad y que en el escenario se convierte en un guirigay de empujones, que desvirtua la idea original. Pero los públicos veraniegos quieren jolgorio y esta forma de presentar la gran obra maestra del género chico, reciben esa comprensible dosis de diversión. En cualquier caso todo el montaje dirigido por Lorenzo Moncloa, movimiento de cantantes y actores es fantástico, así como el decorado dentro de la línea más clásica.

La dirección musical, muy acertada por parte de Carlos Díez sacando partido a una exigua orquesta pero que cumple a la perfección con la partitura.

El coro, realmente bien, lo que es de agradecer, porque suele ser la parte débil de las obras de bajo presupuesto.

El elenco, muy equilibrado en un nivel realmente bueno, en el que sin duda destacaríamos a Antonio Torres que compone un perfecto Julián, tanto dramáticamente como en la faceta canora, con una voz llena de matices muy en la línea de este gran barítono. Queremos también destacar la Susana de Pilar Tejero, con una presencia escénica digna de grandes teatros, que acompaña con una voz importante para dar una perfecta réplica a Torres. El Don Hilarión de Santos Ariño realmente bueno, pues es un cantante con unas capacidades actorales sobresalientes, sostenidas además por una voz de calidad poco habitual. La Señá Rita de Carmen Aparicio es resuelta con solvencia por esta cantante que conoce muy bien el escenario, como sucede con Ángel Walter, unos de los cantantes actores que domina todas las facetas de la lírica y el teatro. Dejamos para el final a la Tía Antonia de Amelia Font, otra artista con una arrolladora presencia escénica, cuya carrera pasa por multitud de papeles, a los que aporta todos los matices posibles. El resto del elenco realmente bueno.

Esta crítica parecerá exagerada en cuanto a sus bondades, pero no es así. Esta verbena aparte de divertida, es de unas hechuras de primer nivel con un presupuesto de nivel ínfimo. Cosas del arte en este país.

El público salió satisfechísimo y lo demostró con entusiasmo en los aplausos y bravos.

 

  Francisco Mejorada Jiménez